Contacto

Lunes, 19 Octubre 2020
Juan Carlos González Díaz

Santo Domingo, mejor en bici

Santo Domingo, mejor en bici

Arisaura Salcedo (28) sale de su casa en Arroyo Hondo callejeando hasta encontrar el cruce de la Avenida Lincoln con la Avenida Kennedy. A bordo de su bicicleta, hace gran parte de su recorrido cotidiano en este transporte, cada vez más común en Santo Domingo. 

“Hay carros que me bajan los vidrios y me dicen: ‘te felicito por andar en bicicleta, tú me estás motivando a salir en bici’. Son comentarios que te hacen saber que vas por el buen camino, que estás impactando la vida de las personas con tan solo dar el ejemplo” afirma Arisaura. 

Yeifri Ramírez (28) también es ciclista urbano. Moviéndose desde Santo Domingo Este, sobre su bicicleta comienza un camino lleno de grama y árboles frutales que le permiten disfrutar del sonido de los pajaritos. Luego comienza su interacción con la vía y los demás conductores de carros,  guaguas y motores.

“Cuando hay un tapón, muchas veces siento que estoy en la película Matrix, porque todos están paralizados y sólo nos movemos los que vamos en bici, los vendedores y transeúntes”, comenta Yeifri.

En Santo Domingo la bicicleta está haciéndose un espacio en el asfalto, y poco a poco se habilita más infraestructura segura para andar.

Arisaura tomó la decisión de probar la bici como medio de transporte cuando se encontró metida en un tapón diario que parecía no tener fin: “Empecé a usar el vehículo de mi hermano para ir al trabajo ya que no podía llegar en transporte público desde mi casa. Pero cruzar la Lincoln con Kennedy a las 5 de la tarde era súper frustrante. Luego me motivé en ir en bicicleta al trabajo. Con todos mis miedos y emoción hice el trayecto en 20 minutos. Fue genial. La emoción de llegar a mi trabajo en bicicleta, y ver a mis compañeros sorprendidos”.

Hasta hace muy poco, ir en bicicleta por la ciudad era considerado cosa de locos. Las ciclovías eran una quimera, y aún hoy algunos ven como una rareza que automóviles y bicicletas compartan la vía pública de manera ordenada. Pero apoyados en el Plan de Acción Ciclista creado por el gobierno de la ciudad, el apoyo del INTRANT y el trabajo del colectivo Santo Domingo en Bici, en abril de este año se consiguió inaugurar el primer carril de bicicletas. 

Una red de ciclovías es pieza fundamental dentro de una política continua de movilidad. Su eficacia también incluye la mejora del transporte público terrestre y del Metro, sacar las patanas de las vías residenciales, un plan de estacionamientos subterráneos para carros, ampliación de las aceras, y la reducción de los límites de velocidad de motores, guaguas y carros en zonas céntricas. El resultado será, igual que en otros países, la mejora del tráfico automotor.

También en el contexto del Covid-19 es útil moverse en bici, ya que asegura el distanciamiento físico, reduce las emisiones de CO2 y protege los bolsillos afectados en tiempo de pandemia. 

“Vi que con la bicicleta podía garantizar el transporte rápido y eficiente, y economizar buena parte del dinero que gano”, recuerda Yeifri sobre las razones para elegir este medio de transporte.

Es una manera de abordar la alarmante realidad: el parque automotor de la ciudad se ha duplicado en los últimos 15 años a más de 3 millones 600 mil vehículos, y si continúa a este ritmo, para el 2030 Santo Domingo habrá doblado nuevamente la cantidad de vehículos de motor que tiene hoy.

Por supuesto, la movilidad segura en bici todavía tiene retos por delante. Es necesaria la colocación de barreras que aseguren la separación física de los vehículos y las bicicletas en la vía. También se requiere la ampliación de la red: algunos pasos se están dando en los ayuntamientos de Santo Domingo Este y Norte para crear ciclovías, y unirlas a las ya existentes en el Distrito Nacional.

La educación vial también es muy importante. Aunque la gran mayoría de los conductores respetan a quienes van en bici, sigue siendo vital trabajar con quienes todavía usan su vehículo sin pensar que en la bici va una vida, y que la movilidad segura es tarea en la que todas las personas ponen de su parte. 

“Lo que más me gusta de andar en bicicleta es la conexión que uno tiene con la ciudad. La bicicleta te permite apreciar todo el entorno. Es una terapia”, cierra Arisaura.

Santo Domingo en Bici es un colectivo de personas que promueve el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano aportando con ello a la mejora de las condiciones sociales, económicas, de salud y medioambientales de la vida en la ciudad. Sigue las actividades del colectivo en el instagram: @santodomingoenbici.

Patio Común apoyó pro bono el diseño de la campaña, así como la producción de parte de su contenido, incluyendo este artíiculo.

Las fotos son de @franafonsofotos

document.querySelectorAll("a.zx").forEach(element => element.href = element.href.replace("https://patiocomun.com/",""))